Sucesiones

De EnjWiki


Ver También: Banco, Depositante Fallecido Casación, Emplazamiento: a una Sucesión o varios Recurridos Casación, Emplazamiento: por una Sucesión Determinación de Herederos Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones Renovación de la Instancia Testamentos

Tabla de contenidos

Normativa

Legislación

  • Ley de Desheredación No. 1097 de 1946[1]
  • Ley No. 1145 de 1946[2]

Jurisprudencia

Nada se opone a que, conjuntamente con la instancia en solicitud de la determinación de herederos, se sometan para fines de transferencia los documentos de venta que hayan otorgado las partes en favor de otras personas, pudiendo el Tribunal resolver ambos pedimentos por una sola sentencia.[4]

El finado en vida hizo el reparto de sus propiedades entre sus ocho hijos. La renuncia que hicieron después de su muerte algunos de sus herederos no fueron renuncias a poner fin al estado de indivisión, sino renuncias a reclamaciones contra el reparto de los bienes efectuado por su causante.[5]

No hay ocultamiento o distracción en un caso en que se declaró la suma pagada como inicial, aunque no se incluyó el apartamento que se compraba con este dinero. La omisión fue el fruto de un error explicable por falta de conocimientos jurídicos, sin intención fraudulenta. El ocultamiento supone una maniobra fraudulenta, que no se ha establecido en la especie.[6]

Los hijos vendieron el inmueble estando su madre viva, por lo que han violado el Artículo 1600 del Código Civil.[7]

Se casa la sentencia del Tribunal Supreiror de Tierras que no tomó en cuenta un hijo natural reconocido en el proceso de saneamiento de un inmueble reclamado por su padre fallecido.[8]

La demanda en inclusión de un heredero implica transferir a éste los derechos que conforme a su vocación sucesoral le correspondan en el o los inmuebles registrados dejados por el de cujus, a condición de que dichos inmuebles hubieran permanecido en el patrimonio del causante o sus caushabientes, pero no cuando los mismos ya han sido transferidos a una tercera persona a título oneroso y reputada de buena fe.[9]

Aceptación

Los herederos dejaron transcurrir el plazo de 3 meses para hacer inventario y ninguno de ellos hizo la declaración de aceptarla a beneficio de inventario. Procede, pues, la demanda en resp. civil contra todos ellos.[10]

Cobro de Acreencia

El acreedor puede intervenir en la participación aún cuando el difunto haya contestado su crédito y éste no esté amparado por sentencia. En caso de contestación, el juez ante quien se pide debe resolver sobre el fundamento de la contestación.[11]

Conflicto de Leyes en el Tiempo

Ver También: Filiación, Conflicto de Leyes en el Tiempo

La regla aplicable a la distribución de un caudal relicto es la vigente al momento en que se abre la sucesión.[12]

Exclusión de Herederos

La Ley No. 1097 de 1946 exige que se prueben los hechos en que se basa una exclusión sucesoral, no pudiendo declararse sobre la única base de que la parte demandada hizo defecto.[13]

Falta de Personalidad Jurídica

Si muere el asegurado, la compañía de seguros responde por sus herederos y carece de trascendencia que se conozcan o no sus nombres. Por tanto es aceptable expresar que la parte civilmente responsable es la sucesión del autor del accidente, pues la circunstancia de que una sucesión no sea una persona jurídica le es indiferente a la compañía de seguros.[14]

Las sucesiones no tienen calidad para lanzar demandas en validez de embargos retentivos.[15]

Se violan las reglas relativas a la comparecencia en justicia al aceptar como demandantes a personas fallecidas.[16] [17]

Al no tener personalidad jurídica, las sucesiones no pueden otorgar poderes.[18]

Inventario

Para que sea válida una ordenanza sobre referimiento que ordena la apertura de la caja de seguridad del difunto únicamente para la efectuación de un inventario de su contenido mediante acto notarial, no es necesario que exista prueba de la representación de todos los herederos.[19]

Oposición a entrega de fondos por banco

Una presunta hija notificó a varios bancos un acto descrito como “embargo retentivo” de los fondos pertenecientes a su difunto padre. Este acto no es un embargo retentivo, hecho sin título y sujeto a la autorización previa del juez del domicilio del deudor (Artículo 588 Código Procedimiento Civil). Tampoco es un embargo conservatorio en el sentido previsto por el Artículo 48 del mismo Código, realizado sin haber contado con la previa autorización del Juez. Se trata de una oposición notificada por una alegada heredera con la finalidad de producir la indisponibilidad de los fondos depositados en la cuenta del difunto, hasta tanto la demanda en partición sea fallada. Esta oposición no está sujeta a las formalidades prescritas por los referidos textos legales para los embargos retentivo y conservatorio general.[20]

Partición

Antes de declarar la nulidad del acto de partición, el Tribunal Superior Tierras debió tener la cuenta que ninguno de los sucesores lo había impugnado y debió realizar la rescisión como lo permite el Artículo 126 de la Ley Registro Título.[21]

Si todos los herederos están de acuerdo con la partición, pero uno solo de ellos solicita la liquidación, no hay lugar a dictar una sentencia de expediente.[22]

Se ajusta a la ley la confirmación que hizo la Corte a qua al ordinal de la sentencia impugnada que había convertido en definitiva la partición, de acuerdo a los Artículos 824, 825 y 828 del Código Civil.[23]

Se casa la sentencia que nada explica sobre la atribución de un área de terreno a una de las herederas de la propietaria original del terreno, cuando el total de los derechos relictos debió ser repartido en partes iguales entre todos los sucesores.[24]

Poder

Delio, miembro de la sucesión y que fungía como representante de la misma, arrendó con opción de venta un solar de la sucesión. La viuda y los hijos impugnaron ese acto. Delio requería un poder de la sucesión, ante notario y con testigo, depositado en la oficina del Registrador de Títulos, para enajenar el solar.[25]

Prescripción

El cónyuge supérstite, que conserva la administración de los bienes del difunto, no puede invocar la prescripción del Artículo 789 del Código Civil, la cual puede ser aprovechada solamente por los herederos.[26]

La hija natural, omitida en la adjudicación de los bienes del difunto, intentó, transcurridos más de 20 años de la muerte de su causante, la acción en determinación de herederos y nulidad de venta de una parcela. Esta acción depende de la facultad de aceptar o repudiar una sucesión y prescribe por el transcurso de 20 años (Artículo 789 Código Civil), aunque la ignorancia de la apertura de la sucesión puede impedir que corra, siempre que el heredero pueda probar que tenía justa causa para ignorar el nacimiento de su derecho. Se casa la sentencia del Tribunal Superior Tierras, que declaró que la acción en determinación de herederos es imprescriptible.[27]

No es extemporánea la acción de la heredera en reclamo de sus derechos sucesorales, porque esta acción no tiene su origen en el saneamiento del inmueble sino en la calidad que ostenta para recibir los bienes de su causante.[28]

Prueba de la Calidad de Heredero

Si la calidad de uno de los herederos no es probada ni formalmente discutida, el Juez de Tierras, en uso de su poder activo, debe indagar si los demás le niegan esa calidad, pues sólo en caso de negativa puede el tribunal desestimar la reclamación de un heredero por falta de prueba de su calidad. (Ley Registro Título, Artículo 193)[29]

Toda solicitud de determinación de herederos debe introducirse ante el Tribunal de Tierras acompañada de las pruebas correspondientes.[30]

Reserva Hereditaria

Las disposiciones relativas a los derechos de los herederos reservatarios son de orden público. Los herederos reservatarios pueden hacer la prueba de la simulación por todos los medios, cuando tuvo por finalidad defraudar las disposiciones de orden público. No puede rechazarse su demanda sobre el fundamento de que una copia fotostática de un contraescrito no vale como principio de prueba por escrito.[31]

Es correcto el proceder a la Corte a qua respecto a los derechos de los herederos reservatarios, al reducir la liberalidad consentida por el de cujus en exceso de la porción de bienes disponible, aplicando al caso las disposiciones del Artículo 915 del Código Civil.[32]

Siendo el hijo natural reconocido el único descendiente del difunto, éste concurre a la sucesión como un hijo legítimo con todos los derechos para obtener que los legados hechos por su padre a la esposa se reduzcan hasta la cuarta parte, tal como prescriben los Artículos 1094 y 1098 del Código Civil.[33]

Retractación

La retractación de la renuncia a una sucesión no depende de que ésta sea nula a causa de dolo o violencia. Tampoco está sometida a alguna forma particular. Puede ser expresa o tácita y, en este último caso, resultar de un acto que tenga el carácter de un acto de heredero, a condición de que no dé lugar a ningún equívoco.[34]

Subdivisión

Los sucesores reciben porciones de terreno de acuerdo con sus proporciones en la sucesión. La subdivisión debe realizarse posteriormente, si así lo requieren los adjudicatarios.[35]

Sucesiones del Patrimonio entre vivos: Disposición

A la muerte de la madre, el padre celebró con los hijos legítimos una partición amigable de la mitad de lo que a ella le correspondía en la comunidad. De la mitad propia, el padre hizo dación en pago, como parte del precio de la cual recibió un usufructo por 10 años. No se probó la vileza del precio. Los hijos naturales del padre no lograron impugnar el acto de dación en pago, porque a su muerte ya había dispuesto de su patrimonio.[36]

Terrenos Registrados

Ver También: Casación, Admisibilidad: sucesores Casación, Emplazamiento: a una sucesión o varios recurridos

Ante el Tribunal de Tierras las partes pueden, cuando se trata de sucesores, presentar pedimentos en forma innominada, pudiendo intentar el procedimiento de determinación de herederos en el momento que juzguen pertinente.[37]

La decisión que ordenó el registro a favor de los sucesores como copropietarios es correcta, ya que sus respectivas posesiones sólo podían ser determinadas en un proceso de subdivisión, en el cual el agrimensor levanta un plano de las posesiones.[38]

La aprobación del Tribunal de Tierras de una partición amigable atribuye a ésta carácter definitivo, por lo que los copartícipes se convierten en propietarios exclusivos y pueden obtener certificados de título.[39]

Uno de los cinco herederos no participó en la venta del terreno, pero el comprador saneó el título y posteriormente vendió el terreno a tercero. Debe rechazarse la demanda del heredero omitido, porque la sentencia de saneamiento no fue impugnada oportunamente y porque las parcelas se registraron a favor del tercero adquirente.[40]

El Artículo 193 de la Ley Registro Título sobre determinación de herederos no establece ningún plazo par el inicio de ese procedimiento. La acción es imprescriptible.[41] [42]

El Tribunal actuó correctamente al ordenar la transferencia del 50% del inmueble a favor de los herederos de la causante, comprobado el fallecimiento de esta última que dio apertura a la sucesión.[43]

Testamento

Cuando el difunto no deja descendientes ni ascendientes puede disponer de la totalidad de sus bienes por testamento. Sus colaterales no son herederos reservatarios.[44]

Traspaso del Pasivo

Muerto el propietario del vehículo causante del accidente, se condenó a su esposa superviviente común en bienes y a los herederos. Si éstos pretendían liberarse, debieron someter la prueba de haber renunciado a la comunidad y a la sucesión.[45]

Venta de Derechos Sucesorales

El retracto sucesoral (Artículo 841 Código Civil) se aplica sólo en caso de cesión de todos los derechos del coheredero a un extraño, no a la cesión o venta de un bien determinado que le fue atribuido en la sucesión.[46]

Puede estimarse que un acto, mediante el cual se venden derechos sucesorales, es como una transacción para evitar un litigio entre coherederos, por lo que el acto no puede ser rescindido (Artículos 887 y 888 Código Civil)[47]

La venta consentida por uno de los herederos sin participación de sus hermanos no impide que se ordene la transferencia en favor del comprador, siempre que se trate de los derechos a él atribuidos.[48]

Doctrina

  • ÁVAREZ S., Arístides. El saneamiento de la propiedad y la ley sobre sucesiones, particiones y donaciones. En: Revista Jurídica Dominicana, 7(2): 954-956. Santo Domingo: 1945.
  • CASTELLANOS E., Víctor J. Los derechos sucesorales del cónyuge superviviente. En: Revista de Ciencias Jurídicas, 1(8): 215-219. Santo Domingo: abril de 1985.
  • GONZÁLEZ G., Moises. La ley no. 2569 de sucesiones y donaciones: Marco jurídico de dos imposiciones al patrimonio en la República Dominicana. En. Jurisciencia, 2(2): 11-36. Santo Domingo: abril-junio de 1985.
  • SUBERO I., Jorge A. Regímenes sucesorios en la República Dominicana. En: Estudios Jurídicos, 6(3): 441-472. Santo Domingo: septiembre-diciembre de 1996.

Referencia

  1. República Dominicana [Leyes] Ley de Desheredación No. 1097 de 1946. Publicada en la Gaceta Oficial 6388, modificada por:
  2. República Dominicana [Leyes] Ley No. 1145 de 1946. Publicada en la Gaceta Oficial 6424
  3. República Dominicana [Leyes] Ley 2569, Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Publicada en la Gaceta Oficial
  4. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1048. Año 397º
  5. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1048. Año 571º
  6. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1050. Año 184º
  7. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1062. Año 763º
  8. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1062. Año 964º
  9. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1067. Año 72º
  10. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 928. Año 296º
  11. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 815. Año 2065º
  12. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 767. Año 2836º
  13. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 767. Año 2699º
  14. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 755. Año 3004º
  15. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 878. Año 92º
  16. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 882. Año 1266º
  17. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 882. Año 1285º
  18. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 888. Año 2920º
  19. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 733. Año 3300º
  20. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 972. Año 1643º
  21. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 903. Año 183º
  22. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 990. Año 476º
  23. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1063. Año 252º
  24. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1063. Año 996º
  25. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 902. Año 38º
  26. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 904. Año 163º
  27. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 997. Año 1115º
  28. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1063. Año 996º
  29. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 724. Año 615º
  30. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1060. Año 1066º
  31. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 997. Año 1161º
  32. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1063. Año 251º
  33. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1066. Año 868º
  34. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 993. Año 811º
  35. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 881. Año 1008º
  36. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 902. Año 46º
  37. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 729. Año 2445º
  38. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 770. Año 92º
  39. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 898. Año 2203º
  40. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 916. Año 493º
  41. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 936. Año 1543º
  42. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1058. Año 238º
  43. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1060. Año 1114º
  44. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 915. Año 308º
  45. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 881. Año 898º
  46. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 746. Año 56º
  47. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 761. Año 1039º
  48. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1064. Año 754º

Bibliográfica

  • HEADRICK, William C. Compendio Jurídico Dominicano: Jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia durante el período 1970-1998 e índice de la legislación vigente en la República Dominicana. 2 ed. Santo Domingo: Editora Taller, 2000. 503p


--Escuela Nacional de la Judicatura/Aneudy B. Leyba 13:32 25 ago 2009 (MST)


Herramientas personales
Crear un libro
Herramientas