Filiación

De EnjWiki


Ver También: Actas del Estado Civil Asistencia a Menores Determinación de Herederos Tutela

Tabla de contenidos

Normativa

Legislación

  • Ley No. 985 de 1945, sobre Filiación de Hijos Naturales[1]
  • Ley No. 3805 de 1954[2]
  • Ley No. 3945 de 1954[3]

Jurisprudencia

Comunicación al Fiscal

Si el recurrente no solicitó la comunicación del expediente al Fiscal, ni ésta es ordenada de oficio, no es exigida. (Artículo 83 Código Procedimiento Civil)[5]

Conflicto de Leyes en el Tiempo

La Ley No. 985 de 1945 da efectos al reconocimiento de un hijo adulterino hecho antes o después de su entrada en vigor, pero no afecta las sucesiones abiertas con anterioridad. El fallo debe precisar si la sucesión del padre se había abierto antes o después de la ley.[6]

Acción de reducción de legado intentada por el nieto, que trató de probar que su madre premuerta era hija reconocida de la testadora mediante acto de notoriedad. Se aplicó la ley en vigor al momento en que se abrió la sucesión, que exigía acto auténtico.[7]

Para determinar el valor del reconocimiento de un hijo adulterino debe aplicarse la ley vigente al momento del acto de reconocimiento (que le daba validez) y no la vigente al abrirse la sucesión (que les negaba derechos sucesorales). Negarles el derecho de heredar en base a esta ley haría frustratoria la situación creada por la ley del reconocimiento, con un efecto retroactivo.[8]

Efecto del Reconocimiento

El reconocimiento por el padre de que R.Z. es hijo de él y de la señora J.C., sin que conste la confesión de ella, prueba solamente la paternidad y no que R.Z. es heredero de J.C. Por tanto, R.Z. no tiene calidad para oponerse a la venta que hace un heredero oponente de J.C. de un inmueble de la sucesión de J.C. a un tercero.[9]

Fue correcta la decisión del Tribunal a quo, al estimar que S.G. era hijo natural reconocido de su padre, por la declaración expresa que éste hizo ante el Oficial el día que contrajo matrimonio con la señora E.V., sin que pudiera haber sido legitimado por falta de pruebas de la filiación materna.[10]

Filiación Legítima

No puede probarse que el niño fue regalado al matrimonio ahora difunto, para que lo cuidara como propio, frente al hecho de que fue declarado como hijo legítimo en su acta de nacimiento y gozó de la posesión de estado de hijo legítimo, es decir, de un tratamiento como tal por sus padres y el público en general.[11]

La única prueba de que una persona es hijo legítimo es el acta de matrimonio de sus padres. Si los archivos de la Oficialía del Estado Civil fueron destruidos, sus herederos pueden reconstruir dicha acta de acuerdo con el Artículo 12 de la Ley sobre Actas del Estado Civil. No pueden probarlo por otros medios ante el Tribunal Superior de Tierras en juicio de determinación de herederos.[12]

Con motivo de una demanda en partición entablada por X, los demandados impugnaron su carácter de hija legítima. Por tanto se trataba de una demanda en contestación de estado. Existían dos actas de nacimiento contradictorias, pero X probó con documentos su posesión de estado de hija legítima. De haber ponderado estos documentos, el Juez no hubiera ordenado un informativo con el fin de establecer la filiación de [13]

Un hijo legítimo, declarado como tal, fue posteriormente reconocido por un tercero. El hijo queda amparado en la presunción de legitimidad del Artículo 312 del Código Civil, la cual no puede ser destruida excepto mediante el procedimiento de desconocimiento incoado por el marido.[14]

Si el hijo ha sido reconocido antes del matrimonio, la legitimación se opera de pleno derecho cuando los padres contraen matrimonio, sin necesidad de mencionarlo en el acta de matrimonio. (Artículo 331 Código Civil)[15]

Filiación Natural frente a la Madre

El reconocimiento frente a la madre resulta del simple hecho del nacimiento. (Ley No. 985 de 1945, Artículo 2) Por eso los hijos naturales de una mujer heredan de su tío (hermano de ella) a falta de descendientes y ascendientes de éste.[16]

Según el Artículo 334 del Código Civil, aplicable en 1934, el reconocimiento de un hijo por su madre tenía que hacerse en acto auténtico, cuya falta no podía ser suplida por un acto de notoriedad.[17]

Forma del Reconocimiento

Cuando un hombre comparece ante el Oficial del Estado Civil y declara que la criatura tiene por padre a una persona con el mismo nombre que el declarante, hay reconocimiento por parte del declarante, salvo problemas de identidad.[18] [19]

Según el Artículo 2 de la Ley No. 985 de 1945, respecto del padre el reconocimiento del hijo natural puede probarse sólo por acto voluntario de aquél o por decisión judicial. Por lo tanto sólo cuando la filiación es objeto de debate judicial es libre la prueba de la paternidad, siempre que se reúnan las condiciones del Artículo 46 del Código Civil de que los registros no hayan existido o se hayan perdido. En un procedimiento de determinación de herederos no puede el reclamante, mediante acto de notoriedad, probar su calidad de hijo natural reconocido.[20] [21]

Para que se opere el reconocimiento de un hijo natural, aún bajo el Artículo 334 del Código Civil antes de la Ley No. 3805 de 1954 que lo modificó, no es indispensable que el acto auténtico se haya instrumentado con el propósito esencial de reconocer a un hijo natural, sino que basta que el acto contenga una confesión inequívoca de paternidad, aún cuando las personas que invocan esa filiación no hayan hecho uso del apellido paterno y aún cuando en el acto se haya omitido la palabra “natural”. En la especie el acto consistió en una compra que el supuesto padre hizo “en nombre y representación de mis hijas A y B”. Un acto posterior, en que el hombre negó su paternidad, no podía aniquilar el reconocimiento ya hecho.[22]

El acta policial no es un documento apto para probar la filiación.[23]

Según el Artículo 2 de la Ley No. 985 de 1945, el reconocimiento es un acto voluntario del padre y no puede establecerse con pruebas sobre la posesión del estado de hijo natural.[24]

El Tríbunal Superior de Tierras había sostenido que la declaración de paternidad es una confesión que hace el padre a la autoridad con fe pública, en consecuencia los actos de notoriedad carecen de valor jurídico para los fines de filiación. Pero los artículos 319 y siguientes del Código Civil sólo se aplican a las contestaciones relativas a cuestiones de estado. Cuando la cuestión de filiación no constituye, como en la especie (una acción en determinación de herederos ante el Tribunal de Tierras), el objeto de un debate directo, la prueba del parentesco es libre y no está sujeta a ninguna restricción, pudiendo administrarse por todos los documentos y también por testimonios.[25]

Investigación de la Paternidad por el Hijo Adulterino

De acuerdo con el Artículo 7 de la Ley No. 985, modificada por la Ley No. 3945, es posible la investigación de la paternidad de un hijo adulterino en caso (entre otros) de seducción de la madre con promesa de matrimonio.[26]

Ella lo aceptó como su amante bajo la influencia de promesas de matrimonio. La relación extramatrimonial entre ellos era pública y notoria. Al declarar que la menor tenía la posesión de hija, se hizo una correcta aplicación del Artículo 7 de la Ley No. 985 de 1945 sobre Filiación de Hijos Naturales.[27]

Posesión de Estado

Para declarar al señor Sinencio como hijo natural reconocido del finado, el Tribunal a quo examinó documentos y los testimonios de las personas oídas en jurisdicción original, estableciendo la posesión de estado de dicho señor como una cuestión de hecho no contradicha.[28]

Visto el reconocimiento hecho por el padre, la Corte a qua también tomó de referencia un acto de notoriedad con la declaración testimonial de la unión consensual que existió públicamente y por varios años entre los padres de la declarada, con lo que reforzó su convencimiento sobre la paternidad, apreciando características de una posesión de estado en dicha declarada.[29]

Prueba de la Filiación Materna

A la muerte de Santiago, los descendientes de su alegada hermana Micaela y su alegado hijo natural Florencio probaron sus calidades mediante actos de notoriedad. A falta de registro, la prueba del estado civil es libre (Artículo 46 Código Civil), pero cuando la única prueba es un acto de notoriedad, el Juez debe ordenar otras medidas.[30]

La prueba del parentesco exige la presentación de los actos del Estado Civil. La Ley No. 985 de 1945 ha introducido en su Artículo 2, en lo que concierne únicamente a la filiación natural materna, la prueba por el solo hecho del nacimiento. Sólo cuando la filiación no constituye el objeto de un debate judicial, la prueba es libre (Artículo 46 Código Civil), siempre que los registros no hayan existido o se hubiesen perdido. Por consiguiente, es incorrecto atribuir a los reclamantes la calidad de herederos en base a un acto de notoriedad.[31]

Prueba de la Filiación Paterna

Puede utilizarse la prueba de la sangre.[32] [33]

El presunto padre no tiene la carga de probar que el niño no es suyo. El solo parecido físico del menor con el presunto padre no es prueba suficiente de la paternidad.[34] [35] [36]

El presunto padre puede probar que no es el padre por medio de un acta del Estado Civil en que consta que otro hombre reconoció a los menores.[37]

Después de la muerte del padre, la prueba de la filiación no es libre sino en caso de desaparición de los registros (Artículo 46 Código Procedimiento Civil). En un juicio de daños ocasionados por la muerte del alegado padre, la filiación no puede probarse sino mediante acta de matrimonio de la madre o acta de hijo natural reconocido.[38]

El presunto padre puede exonerarse de la imputación de no mantener a su hijo exhibiendo una certificación médica declarándolo incapacitado para la fecundación.[39]

El Juez debe averiguar si son ciertas las afirmaciones de la madre, citando a las personas que tenían conocimiento de sus relaciones íntimas con el prevenido.[40]

Si el presunto padre niega la paternidad, es obligación del Juez determinar, con los medios legales a su alcance, si el menor fue concebido durante el período en que el presunto padre sostenía relaciones con la madre.[41]

Debe admitirse el experticio rendido sobre la paternidad de la menor, por tratarse de un estudio científico mediante el cual los avances de la ciencia pueden señalar con certeza la relación de paternidad o no frente a la menor.[42]

Para sustentar lo decidido respecto a la filiación cuestionada por los recurrentes, el Tribunal a quo no tomó en cuenta el acta de nacimiento cuyo procedimiento de reconstrucción fue calificado de irregular, sino otros medios de prueba que le fueron sometidos conforme al Artículo 46 del Código Civil.[43]

Reclamación de Paternidad

De acuerdo con el Artículo 10 de la Ley No. 2402, la investigación de la paternidad está permitida para los fines de esta ley y puede demostrarse con todo género de pruebas, como lo es el hecho de que el prevenido era el único hombre que visitaba a la querellante en su apartamiento por un período de tres años, cuando fueron procreados los menores.[44] [45] [46]

La prescripción de 5 años establecida en la Ley No. 985 sobre Filiación de Hijos Naturales no es aplicable a las acciones por violación de la Ley No. 2402. (El recurrente había argumentado que al estar prescrita la acción en investigación de la paternidad y no habiendo reconocimiento de la paternidad, no podía perseguírsele por falta de pago de alimentos.)[47]

El fallo debe indicar las edades de los menores a los cuales se les debe asistencia, lo cual es indispensable para que la Suprema Corte de Justicia pueda establecer si la ley ha sido bien o mal aplicada.[48]

Reclamación de Paternidad: Plazo

La demanda en reconocimiento judicial de la paternidad es inadmisible cuando se interpone después de los 5 años de nacido el menor. Debe rechazarse la medida de instrucción para probar que el menor era tratado como hijo.[49]

Reconocimiento de Hijo Adulterino

Ver También: Filiación, Conflicto de Leyes en el Tiempo

Si bien la jurisprudencia anterior negaba validez al reconocimiento del hijo adulterino por su padre, un estudio más detenido de los propósitos de la Ley No. 985 conduce a esta Suprema Corte de Justicia a variar dicha interpretación, dando efecto a ese reconocimiento, aún cuando se hubiera realizado antes de la vigencia de dicha ley, pues fue intención del legislador aprovechar también a los que fueron reconocidos antes.[50] [51] [52]

Reconocimiento de Hijo Muerto

Después de la muerte del menor en un accidente de automóvil, el padre lo reconoció ante el Oficial del Estado Civil y se constituyó como parte civil en contra del dueño del vehículo. Es indiferente que el reconocimiento, que tiene carácter declarativo, se haya producido después del accidente. El tribunal no debe rechazar la constitución en parte civil, y si la contraparte objeta como mendaz el acta de reconocimiento, el Juez debe estudiar su sinceridad para apreciar el perjuicio alegado por el supuesto padre.[53] [54]

Reconocimiento Falso

El Tribunal Superior de Tierras estimó que el reconocimiento del niño por la señora C.A. era falso, lo despojaba de su estado de hijo natural de la señora A.G. y despoja de sus derechos a los herederos legítimos de dicha finada, que son sus padres y sus hermanos. Se casa la sentencia porque cuando se “rectificó” el acta de nacimiento para cambiar el nombre de la madre, no se oyó a la señora A.G., cuya audición resultaba determinante para establecer cuál de las dos mujeres era la madre del recurrente.[55]

Doctrina

  • Reciente ley acerca de la filiación natural: Exposición de motivos. En: Revista Jurídica Dominicana, 1(1): 37-39. 1 de julio de 1939.
  • RICHIEZ A., Rafael. Notas sobre la filiación natural. En: Derecho, 1(1): 25-40. Santo Domingo: mayo-agosto de 1967.
  • DEL CASTILLO M., Luis R. La filiación natural. En: Derecho, 1(1): 25-40. Santo Domingo: mayo-agosto de 1967.
  • CURY, Jottin. Consideraciones sobre la filiación en el Código del Menor. En: Estudios Jurídicos, 6(2): 315-322. Santo Domingo: mayo-agosto de 1996.

Referencia

  1. República Dominicana [Leyes] Ley No. 985 de 1945, sobre Filiación de Hijos Naturales. Publicada en la Gaceta Oficial 6321, modificada por:
  2. República Dominicana [Leyes] Ley No. 3805 de 1954. Publicada en la Gaceta Oficial 7689
  3. República Dominicana [Leyes] Ley No. 3945 de 1954. Publicada en la Gaceta Oficial 7751
  4. República Dominicana [Leyes] Ley 14-94 que crea el Código para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, Publicada en la Gaceta Oficial 9883, 25 de abril del 1994. Derogada (Artículos 14, 19 y siguientes)
  5. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 953. Año 516º
  6. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 739. Año 1428º
  7. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 812. Año 1358º
  8. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 812. Año 1414º
  9. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 987. Año 98º
  10. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1066. Año 866º
  11. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 734. Año 58º
  12. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 818. Año 44º
  13. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 878. Año 66º
  14. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 904. Año 93º
  15. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 908. Año 903º
  16. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 727. Año 1933º
  17. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 812. Año 1358º
  18. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 725. Año 1074º,1078º
  19. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1058. Año 238º
  20. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 761. Año 987º
  21. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 903. Año 238º
  22. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 769. Año 3200º
  23. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 903. Año 284º
  24. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 953. Año 515º
  25. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1053. Año 218º
  26. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 739. Año 1379º
  27. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 965. Año 359º
  28. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1064. Año 628º
  29. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1067. Año 255º
  30. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1047. Año 446º
  31. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1057. Año 771º
  32. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 724. Año 716º
  33. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 876. Año 3669º
  34. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 725. Año 981º
  35. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 726. Año 1193º
  36. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 973. Año 1739º
  37. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 726. Año 1606º
  38. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 788. Año 1084º
  39. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 850. Año 2050º
  40. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 874. Año 2699º
  41. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 886. Año 2434º
  42. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1062. Año 419º
  43. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1064. Año 627º
  44. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 824. Año 1395º
  45. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 872. Año 1845º
  46. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 994. Año 909º
  47. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 964. Año 303º
  48. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 992. Año 729º
  49. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 852. Año 2708º
  50. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 725. Año 1072º
  51. reproducido en Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 734. Año XVIIº
  52. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1058. Año 236º
  53. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 763. Año 1607º
  54. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 794. Año 71º
  55. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1045. Año 485º

Bibliográfica

  • HEADRICK, William C. Compendio Jurídico Dominicano: Jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia durante el período 1970-1998 e índice de la legislación vigente en la República Dominicana. 2 ed. Santo Domingo: Editora Taller, 2000. 503p

Herramientas personales
Crear un libro
Herramientas